Conócenos


Mi pequeño Mundo nace en 2010 después de muchos años pensando en este proyecto. Es por ello una idea muy madurada y estudiada y que iniciamos con una gran ilusión al mismo tiempo que con cierta preocupación por nuestra parte. Preocupación por poder plasmar todas aquellas ideas que poseemos y por poder darles a los padres el mejor servicio.

No solo abordamos este proyecto como profesionales sino también como padres, lo que nos proporciona toda la experiencia necesaria para conocer de primera mano las necesidades existentes en el ámbito educacional.

“Desde que acabé mis estudios de psicología siempre tuve en mente el crear un espacio especial para los más pequeños de la familia. Así surgió la idea de abrir una escuela infantil. Sin embargo, como en todas las decisiones importantes de la vida, siempre había algo que me frenaba, no era el momento, no me creía lo suficientemente preparada….

La idea siempre estaba ahí y de vez en cuando retomaba mis notas y las iba actualizando con nuevas propuestas. Pero después de varios días incluso meses encima de la mesa volvían al cajón donde habían estado hasta entonces.

El momento decisivo y que provocó que esas notas no volvieran nunca a su cajón fue sin lugar a dudas cuando fuimos padres. Es en ese momento cuando te das cuenta de que es lo que quieres para tus hijos y lo difícil que es encontrarlo. En ese momento conté con el apoyo incondicional de mi marido (y al mismo tiempo socio) y de mis padres que me animaron constantemente.

Lo más complicado de este proyecto fue encontrar un local que fuera perfecto y que cumpliera todas las exigencias de Consellería de Educación. Esto nos costó más de lo que nosotros hubiéramos querido, pero un día llegó ese local y con él todas las ilusiones volvieron a aparecer con la misma intensidad que el primer día.

Después de unos meses de una actividad frenética, de planos por todas partes de la casa, de presupuestos… por fin podemos decir que nuestro sueño se ha cumplido. Tanto mi marido como yo estamos encantados de que conozcáis nuestro centro y podáis daros cuenta de cómo se han materializado todas nuestras ilusiones.

Nos pusimos en manos de unos grandes profesionales a la vez que amigos, que compartían con nosotros la misma ilusión por crear algo especial y que nos ayudaron y apoyaron en todas nuestras decisiones. Entre ellos están la empresa Mano de Santo, Nubesis y Haciendo el Indio.

Muchas gracias por confiar en nosotros y en brindarnos la oportunidad de conocernos.

Laura Aliaga